Documento sin título

Boletín del mes

suscribete

QUIENES SOMOS

Nuestra Comunidad fue fundada por Leticia Blanco Gordon el 5 de Agosto del Año Jubilar 2000, como una inspiración del Espíritu Santo que está suscitando nuevas comunidades y también como fruto de las apariciones de la Virgen en Medjugorie, que nos llama a vivir como sus Apóstoles en estos tiempos y a luchar como su ejército para adelantar el triunfo de su Corazón Inmaculado en el mundo.

Es una Asociación Privada de Fieles de la Iglesia Católica, conformada actualmente por laicos solteros, laicos casados y abierta a los otros estados de vida (consagrados, sacerdotes y religiosas). Pertenece a la Diócesis de Lurín en Lima-Perú, y ha sido reconocida por el Monseñor José Ramón Gurruchaga SDB.

Estamos construyendo nuestra casa comunitaria en el cerro Culebra de Pachacámac, en un terreno de 47 mil m2 que recibimos como donación de la Providencia de Dios. Toda la obra se está levantando íntegramente a base de oraciones, que nos demuestran día a día que los tesoros de la Providencia nunca se agotan.

«Este es Yavé en quien confiábamos. Ahora estamos contentos y nos alegramos porque nos ha salvado; pues la mano de Yavé se nota en este cerro (Isaías 25,9-10)»


NUESTROS FINES

Nuestro fin principal es entregar nuestras vidas a Dios como Esclavos de Amor, para que por medio de la Santisima Virgen Maria venga el reinado de Jesucristo en el mundo.

Nuestros fines especificos son:

• Dar a conocer el mensaje del Evangelio.
• Vivir y difundir los mensajes de María Reina de la Paz, siendo así sus Apóstoles.
• Ser canales de la Misericordia de Dios, siendo signos de su extrema Misericordia.
• Irradiar y ser partícipes de un "Nuevo Pentecostés" para nuestra Iglesia.
• Tener y demostrar en todo momento una confianza total en la Providencia Divina.

NUESTROS SANTOS

PATRONOS:

 

SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT

San Luis María Grignion de Montfort

• San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716). Nos impulsa a preparar el reinado de María, para que por medio de Ella se establezca el reinado de Jesucristo en el mundo.

San Luis María Grignion de Montfort nació en Francia el 31 de Enero de 1673 en el pueblito de Montfort. A lo largo de su vida trabajó incansablemente para preparar el reinado de María y por medio de Ella establecer el reinado de Jesucristo en todos los corazones. Se consagró totalmente a la Santísima Virgen María como "Esclavo de Amor" y se hizo apóstol entusiasta de esta devoción. El puso toda su personalidad e incomparable actividad al servicio de esta propagación. Establecía, en todas las parroquias en donde predicaba, la devoción de la consagración a Jesús por las manos de María.

"Pero, ¿qué serán estos servidores, esclavos e hijos de María? Serán fuego encendido, ministros del Señor que prenderán por todas partes el fuego del amor divino" (San Luis María de Montfort, Tratado de la Verdadera Devoción n. 56).

"¡Serán los Apóstoles auténticos de los últimos tiempos!" (Tratado de la Verdadera Devoción n. 56).

El Papa Juan Pablo II le ha dado el título de "Maestro y Testigo" de la espiritualidad mariana y ha afirmado que gracias a las inspiraciones que tuvo este santo, él le debe el lema de su pontificado: "Totus Tuus" (Todo tuyo, María).

"Todo se resume en obrar siempre: por María, en María, con María y para María a fin de obrar más perfectamente por Jesucristo, en Jesucristo, con Jesucristo y para Jesucristo" (Tratado de la Verdadera Devoción n. 257).

Fue fundador de la Compañía de María, conocida con el nombre de Misiones Montfortianos, también fundó la Congregación de las Hijas de la Sabiduría y los Hermanos de San Gabriel. Murió el 28 de Abril de 1716 a la edad de 43 años. Sus últimas palabras después de haber sufrido tantos ataques del demonio fueron: "¡En vano me atacas! Estoy entre los brazos de Jesús y María. Estoy al final de mi carrera: ¡Se acabó, ya no pecaré más!". (Humberto Jongen -Montfortiano, San Luis María Grignion de Montfort: un hombre libre, p. 67).

 

SANTA CATALINA DE SIENA

• Santa Catalina de Siena (1347-1380). Nos llama a ser instrumentos que, con la fuerza del Espíritu Santo, renovemos a la Iglesia.

Nació el 25 de Marzo del año 1347, día en que se celebra la Solemnidad de la Anunciación de la Virgen, en Sienna -Italia. Antes de cumplir 5 años, Santa Catalina de Siena recibió una visión profética que estaba marcando la misión que ella tendría con la Iglesia: "caminando un día por la calle sin preocupaciones y alegremente, fijó su mirada en el cielo y, en ese momento, se le apareció Cristo revestido con ornamentos pontificales, de un blanco radiante. Esta acompañado por San Pablo, San Pedro y San Juan. Jesús miró a Catalina con una sonrisa de infinita ternura y levantando la mano, la bendijo" (cf. Colección Honor de Dios, Santa Catalina de Siena, p. 4).

Santa Catalina de Siena, con la sabiduría y valentía que Dios le dio, supo ser un instrumento grandioso para renovar la Iglesia de su tiempo, defendiendo la verdad, siendo mediadora de paz entre rivales y gran luchadora para dar término a la gran división de la Iglesia, como lo fue el cisma de occidente. Santa Catalina, viviendo en un siglo de gran crisis, tuvo un celo muy grande por la Iglesia e hizo regresar al Papa desde Avignon hasta Roma.

Era una laica extraordinaria, que vistió el hábito de la tercera Orden Dominica, siendo además una gran mística que recibió del Señor los estigmas y la gracia extraordinaria de celebrar esponsales solemnes con Él. Jesús le dijo: "Yo voy a celebrar esponsales solemnes con tu alma y hacer de ti mi esposa en la fe como te lo prometí" (Colección Honor de Dios, Santa Catalina de Siena, p. 20).

Santa Catalina tenía mucha devoción a Jesús crucificado, a su Preciosísima Sangra y a la Virgen María. Murió el 29 de Abril de 1380, exclamando estas palabras: "Mi Bienamado, Tú me llamas hacia Tí. Aquí estoy, no por mis méritos, sino solo a causa de tu misericordia, que imploro a Ti en virtud de tu sangre" (Colección Ho0nor de Dios, Santa Catalina de Siena, p. 61).

Después de muchos años de haber sido canonizada, el Papa Pablo VI la declaró Doctora de la Iglesia.

"A Ti, Padre eterno, ofrezco de nuevo mi vida, para que llegue a ver la reforma de la Iglesia Sacrosanta" (Santa Catalina de Siena).

 

SANTA ROSA DE LIMA

• Santa Rosa de Lima (1586-1617). Nos invita se seguir sembrando la semilla de santidad en medio de nuestro pueblo peruano.

Nació el 30 de Abril de 1586 en la ciudad de Lima, Perú. Antes que nada, Santa Rosa es el primer fruto de santidad de nuestro Perú y de toda América. Su nombre de bautismo fue Isabel Flores de Oliva. Pocos días después su mamá, contemplándola en su cuna, notó que su rostro parecía una de las rosas más bellas del jardín. Al ver este acontecimiento exclamó: "vida mía, tú has de ser mi Rosa y mientras Dios me de vida no te llamaré sino Rosa". (Colección Honor de Dios, Santa Rosa de Lima, p. 7). Más tarde, cuando Santa Rosa vivía en Quives, provincia de Canta, recibió el sacramento de la Confirmación de manos de Santo Toribio de Mogrovejo, quien era Arzobispo de Lima. Él le dijo: "recibe Rosa al Espíritu Santo" (Colección Honor de Dios, Santa Rosa de Lima, p. 7). Posteriormente la misma Virgen María le manifestó su deseo que lleve su nombre, diciéndole: "tu nombre será Rosa de Santa María".

Como es sabido, en dos oportunidades intentó ser monja: una vez en el Monasterio de Santa Clara y otra, en el Monasterio de la Encarnación. En ambas oportunidades, después de discernir y dialogar con sus directores espirituales, entendió que era la voluntad de Dios que se quedara en el "mundo". Rosa vivió y murió como laica consagrada al servicio de Dios, vistiendo el hábito de la tercera Orden Dominica.

Fue una laica comprometida que vivió con las exigencias de su fe cristiana, con un espíritu misionero impresionante. Fue, también, catequista, obrera, enfermera y promotora de las vocaciones.

Santa Rosa quería que nadie muriese en pecado y que todos se convirtiesen al Señor. Por eso deseaba con todo su corazón predicar el Evangelio. "(...) cómo fuera hombre, solo por poder ocuparme en la salvación de las almas". "(...) si yo pudiese hacerlo, lo hiciera con muchas veras, aunque me hubiesen de quitar la vida" (Santa Rosa de Lima).

Santa Rosa de Lima estaba plenamente convencida que sin oración, todo apostolado era estéril ante los ojos de Dios. Un día el Niño Jesús, que estaba en los brazos de la imagen de Nuestra Señora del Rosario que está hasta ahora en la Basílica de Santo Domingo en Lima, la miró con mucha dulzura y le dijo: "Rosa de mi corazón, sé mi esposa".

Santa Rosa tuvo una gran devoción a Santa Catalina de Siena, a quien consideró su modelo y maestra en la vida espiritual.

Cuando ella tenía 31 años, el 24 de Agosto de 1617 partió hacia la casa del Padre. Sus últimas palabras fueron: "Jesús, Jesús está conmigo". La noticia corrió rápidamente por toda la ciudad de Lima y comenzaron a derramarse muchísimas gracias divinas. Fue un prodigio tan señalado que el padre Martínez, amigo de la santa, no dudó en afirmar con juramento, que desde que la fe se había implantado en el Perú, no hubo nunca predicador que lograra avivar en las almas, tan fuerte espíritu de penitencia y devoción, como Rosa desde su féretro.

El Papa Clemente X, en el año 1671, la canonizó declarándola Patrona del Perú, de América y de las Filipinas.

 

SAN JUAN BOSCO

• San Juan Bosco (1815-1888). Marca nuestro caminar con la alegría y el entusiasmo que debemos tener para evangelizar.

Nació el 16 de Agosto de 1815, en Castenuovo , Italia. Vivió una niñez muy dura. A la edad de 9 años tuvo un sueño que nunca pudo olvidar. Era un sueño profético, el cual marcó su vida. Más tarde comprendió que su vocación era ayudar a los niños y jóvenes pobres. Una vez ordenado sacerdote, empleó todas sus energías en la educación de los jóvenes más necesitados. El primer puesto que ocupó fue el de capellán auxiliar en una casa de refugio para muchachas y esto le permitía tener tiempo libre; en especial los domingos, para ocuparse de los muchachos de la calle, a los que les dedicaba el día entero en una especie de escuela y centro de recreo, que él llamó "Oratorio festivo". Además de este trabajo, Don Bosco recibía muchas peticiones para que predicara en distintos lugares, ya que la fama de este gran don que tenía se había extendido enormemente a causa de los milagros y curaciones obrados por su intercesión. Parte de su vida la dedicó a la difusión de buenas lecturas para formar a los jóvenes y que estos no se perdieran por las tentaciones que el mundo les ofrecía.

Sus grandes amores, que fundamentaron su espiritualidad eran: la Eucaristía, la Virgen María, la Iglesia, la fidelidad al Papa y la juventud. Era muy conocido como el padre que siempre estaba entusiasta y alegre. En la Iglesia se le conoce por sus sueños proféticos y, entre ellos, sobresalen 159, siendo uno de los más famosos el de "La Nave de Pedro", o más conocido como "El sueño de las dos columnas". Una de sus frases muy conocidas era: "Creed en Jesús Eucaristía y María Auxiliadora y conoceréis lo que son los milagros".

Don Bosco es también conocido como uno de los grandes padres fundadores de la Iglesia. El Señor le inspiró crear una gran familia espiritual, La Familia Salesiana, para dedicarse a la salvación de la juventud necesitada. En 1869 funda a los Salesianos de Don Bosco o Salesianos, para que sean continuadores de su misión. En 1872, junto con Santa María Mazzarello, funda a las Hijas de María Auxiliadora o Salesianas, para velar por las niñas.

Luego de tres intentos, en 1876 la Santa Sede aprueba la Pía Unión de Cooperadores Salesianos o Salesianos externos, que a modo de tercera orden, son continuadores de la misión de Don Bosco en el mundo. La visión de este gran santo era organizar a todos, colaboradores y bienhechores, para hacer bien a la juventud y a la sociedad. Hoy en día la Familia Salesiana está compuesta por 26 grupos, todos ellos dedicados a la misma misión, según su propia identidad.

El Papa Juan Pablo II le dio el título de Padre y Maestro de la juventud.

"La santidad consiste en estar siempre alegres" (Don Bosco).

 

SANTA FAUSTINA MARÍA KOWALSKA

• Santa maría Faustina Kowalska (1905-1938). Nos invita ser Apóstoles de la Divina Misericordia, viviendo bajo los rayos de la Misericordia de Dios.

Nació el 25 de Agosto de 1905, en la aldea de Glogowiec, Polonia. Poco antes de cumplir los 20 años ingresó en la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia.

El 22 de Febrero de 1931, Santa María Faustina Kowalska, estando ella en su habitación, tuvo una visión en la que vio a Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía la mano derecha levantada para bendecir y su mano izquierda tocaba la túnica sobre el corazón, del cual salían dos rayos grandes; uno rojo y otro pálido. Jesús le dijo: "Pinta una imagen según el modelo que ves y firma: ¡Jesús, en Tí confío!" (Diario de Santa Faustina, n. 47). "Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel, sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo debe ser la fiesta de la Misericordia" (Diario de Santa Faustina, n. 49).

Jesús la invitó a convertirse en apóstol y secretaria de la Misericordia de Dios para propagar por el mundo su Infinita Misericordia, que brota de los rayos del costado atravesado de Su Corazón. Ella se convierte en el gran instrumento para dar a conocer en estos tiempos el Amor de Dios hacia la humanidad, transmitiendo las nuevas formas de culto a la Divina Misericordia. Fue iniciadora de un gran movimiento de devotos y apóstoles de la Divina Misericordia, que ha de llevar a la renovación religiosa de los fieles en el espíritu de esta devoción; es decir en el espíritu evangélico del abandono del niño en Dios y el amor activo al prójimo.

Durante cuatro años escribió su diario espiritual en obediencia a su director espiritual y al pedido del Señor. Murió el 5 de Octubre de 1938, a la edad de 33 años. El Papa Juan Pablo II la canonizó en el Año Jubilar 2000 e instauró en el calendario litúrgico la Fiesta del Señor de la Misericordia, para que se celebrara como Jesús lo había pedido: el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección.

"He aquí las palabras para ti, haz todo lo que está en tu poder en la obra de mi Misericordia. Deseo que mi Misericordia sea venerada; le doy a la humanidad la última tabla de salvación; es decir, el refugio de mi Misericordia. Mi corazón se regocija de esta Fiesta" (Diario de Santa Faustina, n. 998).

"Tú eres la secretaria de mi Misericordia; te he escogido para este cargo, en ésta y en la vida futura" (Diario de Santa Faustina, n. 1605).

"Feliz el alma que durante la vida se ha sumergido en la fuente de la Misericordia, porque no la alcanzará la justicia" (Diario de Santa Faustina, n. 1075).

 

SAN JOSÉ

• San José. Nuestro Padre Protector y encargado de la Providencia de la Comunidad.

San José era un hombre justo, que obedeció a la Palabra de Dios. Estas palabras sintetizan su admirable personalidad y santidad. Fue el hombre que asumió la gran responsabilidad y el reto de cuidar al Hijo amado de Dios.

José es el modelo del hombre decidido, que camina en la fe, con una gran fuerza interior, como lo demostró en las más difíciles circunstancias: cuando la Virgen María corría el riesgo de ser apedreada como adúltera y cuando peligraba la vida del Niño Jesús, la de María y la suya propia frente a la persecución política.

A Él le tocó creer en lo que era humanamente impensable, como es la Maternidad de María siendo Virgen y la Encarnación del hijo de Dios en su vientre.

"(...) el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, descendiente de David, no temas llevar a tu casa a María, tu esposa, porque la creatura que espera es obra del Espíritu Santo" (Mt 1,20).

Igual que San José, nosotros también queremos ponernos al servicio del plan de Dios, para cumplir su voluntad en nuestras vidas. Aunque a veces nos cueste entender los misterios de Dios, queremos imitar la fe y docilidad de este gran santo.

Toda nuestra Comunidad confía plenamente en que así como protegió a la Sagrada Familia, nos protegerá a cada uno de nosotros. Queremos tener tanta fe como él la tuvo, en creer dócilmente en todo lo que le anunció el ángel, recibiéndolo como mensaje de Dios.

Teniendo como ejemplo a San José, como un hombre que presentó su fidelidad, amor y servicio a Dios, a su Hijo y a la Virgen María, nuestra Comunidad, escuchando la voz de Dios, le ha dado un lugar muy especial. Él es el encargado de que la Providencia de Dios nunca falte en la Comunidad y, por tal motivo, es nuestro Padre protector que vela por nosotros.

 
 
Documento sin título




CORAZA DE SAN PATRICIO

Me envuelvo hoy día y ato a mí una fuerza poderosa: la invocación de la Santísima Trinidad, la Fe de las Tres Divinas Personas, la confesión de la unidad del Divino Creador del Universo. Me envuelvo hoy día y ato a mí la fuerza de Jesucristo, Hijo de María siempre virgen .......

 
Documento sin título
e